Mascarillas Faciales Caseras

Mascarillas Faciales Caseras

Mascarillas Faciales Caseras

Independientemente del tipo de rostro que tengamos, todos guardan algo en común: a diario están expuestos al clima, rayos solares, smog, entre otros. Por este motivo, todas las personas deberían tener en cuenta que cuidar la piel del rostro es tan importante como la del resto del cuerpo.

 Las mascarillas son una excelente opción para devolverle suavidad, luminosidad y lozanía. Lo mejor es que las hay en muchas presentaciones y para todo tipo de rostro (de piel seca, grasa o mixta), por lo que hay mucho de dónde escoger. Sin embargo, quienes prefieren optar por productos naturales, sea porque presentan reacciones alérgicas a algún componente o porque quieren ahorrar algo de dinero, también pueden fabricarlas en casa. Siente la suavidad en tu piel con estas mascarillas

 mascarillas caseras

Mascarillas a base de yogur y fresas

Las fresas son un fruto delicioso, rico en vitamina C, que además de ser un excelente blanqueador dental, proporciona múltiples beneficios para nuestra piel. Como si fuera poco, sus pequeñas semillas funcionan como agentes exfoliantes para lograr eliminar los residuos de piel muerta y otras partículas adheridas. Cuando se mezcla esta fruta con el yogur, su combinación es un cóctel de nutrientes que ayuda a hidratar e iluminar el rostro.

Preparación de la Mascarilla a Base de Yogurt y Fresas:

  1. Tritura tres fresas medianas en un envase.
  2. Añade tres cuartos de taza de yogur y revuelve hasta formar una pasta homogénea.
  3. Aplica la mezcla en tu rostro de manera uniforme y masajea con movimientos circulares suaves.
  4. Deja que la mascarilla actúe durante quince minutos hasta que se seque.
  5. Enjuaga tu rostro con agua tibia para abrir los poros y permitir que salga toda la suciedad acumulada.
  6. Vuelve a lavar tu rostro con agua fría para sellar los poros y seca con una toalla limpia de algodón.
  7. Repite esta rutina dos veces por semana y notarás que la piel de tu cara se siente más lozana y fresca.

Mascarillas a base de banana, miel y yogur

Esta mascarilla casera es una de las favoritas por lo fácil de preparar y por lo bien que huele. A continuación, te explicamos cómo fabricarla. Tip: recuerda que la piel de la banana sirve para blanquear tus dientes, solo debes frotar la parte interna contra ellos, así que no la tires y dale un mejor uso.

Preparación de la Mascarilla a base de banana, miel y yogurt:

  1. Aplasta media banana y tritúrala.
  2. Une la pasta de banana con una cucharada de miel y media taza de yogur hasta que se forme una mezcla homogénea.
  3. Aplícala en tu rostro de manera uniforme haciendo masajes circulares con la yema de los dedos.
  4. Deja que la mascarilla haga efecto durante veinte minutos hasta que seque completamente y luego enjuaga tu rostro con agua tibia para retirar todos los residuos.
  5. Enjuaga de nuevo tu cara con agua fría y sécala con una toalla limpia de algodón.
  6. Repite este procedimiento dos veces por semana y notarás que la piel de tu rostro se siente humectada y mucho más suave.

Mascarillas a base de aceite de oliva y azúcar

Con esta mezcla, la piel de tu rostro obtendrá los beneficios de un tratamiento completo. El azúcar funge como agente exfoliante, mientras que el aceite de oliva aporta los nutrientes necesarios para regenerar la piel. También puedes hacerla con aceite de canola o de coco, según tu preferencia.

La preparación es muy sencilla, debes mezclar dos cucharadas de azúcar en media taza de aceite de oliva, y revolver hasta formar una pasta granulada. Aplícala sobre el rostro frotando suavemente con los dedos, especialmente en las zonas de más difícil acceso, como los lados de la nariz y las comisuras de los labios.

Deja que la mascarilla actúe durante quince minutos y retírala con abundante agua tibia hasta eliminar todo el aceite. Luego lava tu rostro con agua fría para sellar los poros y seca con una toalla limpia.

Mascarillas a base de avena y miel

Esta mezcla también funciona como exfoliante y huele delicioso. La miel contiene antioxidantes que protegen y fortalecen la piel, por lo que sus propiedades brindarán muchos beneficios para que esté más suave y sana.

Preparación de la Mascarilla a base de avena y miel:

  1. Licúa media taza de avena y mézclala manualmente con la miel hasta formar una sustancia homogénea.
  2. Si lo deseas, puedes añadir una cucharada de yogur para que la pasta no sea tan sólida.
  3. Aplica de manera uniforme masajeando suavemente sobre la superficie de tu rostro.
  4. Deja que la mascarilla actúe durante quince minutos y retírala con agua tibia.
  5. Para finalizar, sella los poros con un último enjuague de agua fría y seca tu rostro con una toalla limpia.
  6. Repite este procedimiento dos veces por semana y notarás que tu piel se siente fortalecida.

Lo mejor de las mascarillas caseras es que puedes prepararlas en casa con ingredientes que seguro tienes a la mano.

Además, al ser 100% naturales, puedes estar seguro de que tu piel recibirá el mejor tratamiento. Recuerda que puedes combinarlas, de modo que un día de la semana te apliques una y otro día otra, pero evita repetir los procedimientos más de un par de veces durante siete días o podría ser perjudicial para tu piel.